La Comarca de Baza se localiza al Nordeste de la provincia de Granada, entre las provincias de Albacete, Murcia, Almería y Jaén.

 

Por las callejuelas moriscas de la patria de la célebre Dama de Baza, hallada en la antigua Basti, pasea en el mes de Septiembre el popular Cascamorras, entre iglesias, baños árabes, casas abalconadas y fuentes.

Sus numerosas casas-cueva. algunas de las cuales datan del s.XII, otorgan personalidad a este pueblo enclavado sobre un promontorio que domina la Vega del río Guardal. Su pasado musulmán se rememora cada año en las coloristas Fiestas de Moros y Cristianos.

Poblada desde la Antiguedad, como demuestran los numerosos restos arqueológicos hallados en la Sierra de Baza, al pie de la que se ubica, Caniles además de formar parte y ser puerta de entrada del valioso Parque Natural sirve de punto de enlace con el vecino y rico Valle del Almanzora almeriense.

Además de su ambiente apacible y tranquilo, esta localidad cuenta entre sus atractivos con la Iglesia Parroquial, declarada Bien de Interés Cultural, de estilo renacentista y con un valioso artesonado mudéjar. Su fuente con esculturas de elefantes resulta sumamente curiosa.

Sus barrios más antiguos están conformados por las casas-cueva excavadas antaño por los agricultores y hoy remodeladas y convertidas en valioso reclamo turístico. Zona de paso de culturas, por el Camino Real de  Hinojares transcurrió una vía romana.

Además de El Malagón, relevante yacimiento arqueológico del Cobre declarado Bien de Interés Cultural, Cúllar posee monumentos de interés como la Iglesia Parroquial o el Palacio de los Marqueses de Cadimo y bucólicos paisajes aún por descubrir.

Enmarcada por coquetas casas y cuevas encaladas, la villa de Freila, que conserva orgullosa los vestigios de su antigua fortaleza musulmana, cuenta con una particular playa construida en uno de los entrantes del pantano del Negratín.

Desde la Ermita situada en la cima del Cerro Jabalcón, paraíso para los amantes del vuelo libre, se inicia la popular Romería de la Virgen de la Cabeza. Merece la pena contemplar las vistas del Embalse del Negratín y de los baños termales.